fail, funny, stupid-2684917.jpg

Por qué las empresas fallan en lo mas básico con los OKRs

Los OKRs son una herramienta muy poderosa que potencialmente ayuda a la organización a conseguir objetivos estratégicos. Pero habitualmente las organizaciones ponen en marcha los OKRs olvidándose de uno de los conceptos más importantes.

Los OKRs tienen que ser un reflejo del propósito de la organización, de los objetivos a largo plazo y del plan que tiene la organización para avanzar de forma exitosa en el mercado en los próximos años.

Es decir, los OKRs son el instrumento para convertir la misión, visión y estrategia de la organización en realidad. Y los OKRs que se definen al nivel más alto, los que están en la cima de la organización, son lo que van a inspirar al resto de los OKRs de la organización de forma directa o indirecta.

Ahora la pregunta es… ¿y qué inspira a esos OKRs que están al más alto nivel?

Lo cierto es que estos objetivos estratégicos son un reflejo de cómo la organización se ve a sí misma en los próximos 5, 10 o 15 años, lo que se conoce como la Visión de la organización.

La Visión es ir al futuro, mirar a la organización y decir en una frase qué es lo que estamos viendo. Tiene que contener suficiente detalle como para realmente ser inspirador y no quedar en un simple deseo. Tiene que ser ambiciosa, pero ser realista el poder alcanzarlo en un período de tiempo determinado.

Esa mirada al futuro, esa Visión, es la fuente de inspiración de los OKRs que se construyen al más alto nivel.

Y de nuevo la pregunta que surge es… ¿Y qué inspira a la Visión?

La respuesta es la Misión de la organización.

La Misión responde a la pregunta “¿por qué existe la organización? ¿Cuál es el propósito? ¿Qué querían cambiar en el mundo los fundadores cuando dijeron “vamos a crear esta empresa”? Parecen preguntas un tanto filosóficas y que no son realmente importantes, pero lo cierto es que no es un tema trivial que las personas sepan cuál es la Misión de la organización, ni que se planteen cuál es la Misión de su propio departamento, del equipo e incluso de la propia persona.

Y es que no debería de tomarse como un lujo o un extra el que todos los empleados de una organización conozcan la Misión de la organización, porque uno de los principales problemas de las organizaciones hoy en día es que saben que necesitan gente motivada, con hambre de comerse el mundo, pero no hacen lo suficiente para conseguir que eso sea una realidad y lo que se encuentran son gente apagada y desmotivada.

La Misión te ayuda a tomar decisiones e inspira a las personas.

Los OKRs que se definen al más bajo nivel estarán alineados de alguna manera con los OKRs estratégicos, que a su vez estarán alineados con la Visión de la organización y que a su vez estará alineada con la Misión de la empresa. No es un tema trivial. Todo trabajo que hace todo trabajador que no es de Operaciones o puramente reactivo y que contribuye a que la organización avance y crezca tiene que estar alineado y contribuir de alguna manera con la Misión.

A la gente le falta contexto. Estamos acostumbrados a las organizaciones donde el día a día de la gente se basa en ejecutar órdenes sin saber a dónde vamos. “Hago lo que me mandan”. Esa es la frase habitual.

Pero los OKRs cuando se alinean con la Visión y la Misión de la organización, rompen con esa falta de contexto. Dándole importancia a que la definición de Misión y Visión sea pública, la gente sabrá por qué su organización existe. La gente sabrá a dónde quiere llegar la organización dentro de unos años. En definitiva, la gente empezará a ver a las organizaciones como Comunidades con Alma y Propósito. De esta forma, podrán empezar a sentir que su trabajo es algo más que “hago lo que me mandan”. Su trabajo contribuye a una causa mucho mayor.

Soy consciente de que mucho de lo que estoy diciendo puede ser recibido como “ya… muy bonito, pero los correos se me acumulan… así que yo lo que quiero es hacer mi trabajo, que me paguen a final de mes y el resto me da igual”. Y ese es el problema porque eso no siempre ha sido así; algo se ha perdido. Los fundadores han tenido que pasar las de Caín y Abel, luchar contra viento y marea y tomar café en tazas de litro porque había algo que les motivaba tanto como para crear esa empresa a pesar de esas dificultades iniciales. Y además, estoy seguro de que lo hacían con muchas ganas, mucha energía y mucha felicidad.

Ahora coge ese motivo, esa fuente de inspiración que les daba fuerzas en esos momentos de inicio, esa Misión que ellos tenían de cómo mejorar en cierto modo algo del mundo y quítasela.

¿Crees que los fundadores iban a pasar por todo ese esfuerzo titánico sin esa motivación, sin esa Misión?

No. La organización no habría existido. Sin esa frase inspiradora en la mente de los fundadores, todo ese esfuerzo no merecería la pena. La Misión es un valor, un activo que debería de existir en todas las organizaciones.

La definición de Misión y Visión y el conocimiento por parte de todos es un valor que las organizaciones deberían de recuperar. Deberían de hacer esfuerzos y luchar con energía para que todas las personas de la organización, desde la primera hasta la última, desde los veteranos hasta en el mismísimo proceso de selección que trata de incorporar talento sepan por qué la organización es especial, por qué existe y por qué todo el mundo tiene que seguir luchando día a día o los grandes beneficios de los OKRs no serán recogidos.

En resumen, no pensemos que los OKRs nos vienen a salvar de todos los males del mundo. Los OKRs son tremendamente útiles para alinear a toda las personas de la organización de tal forma que sepan qué queremos conseguir a nivel corporativo. Los OKRs son una herramienta de implementación de la estrategia corporativa, pero no define por qué existe la empresa y cómo vemos la empresa dentro de unos años.

Por eso es muy importante que antes de definir los OKRs, la organización tenga claro a todos los niveles la información más básica y más importante a nivel contextual que existe, es decir, la definición de Visión y de Misión. Sólo cuando estos dos conceptos son conocidos por todos, es cuando se puede sacar toda la potencia a los OKRs.

Algunos ejemplos de Misiones

  • Google: Queremos organizar la información del mundo y hacerla accesible y útil para todos
  • Amazon: Queremos ser la compañía más cliente-céntrica de la Tierra donde los clientes pueden encontrar cualquier cosa que deseen
  • Nike: Queremos traer la inspiración y la innovación a todo deportista del planeta porque si eres humano, eres un deportista
  • Starbucks: Queremos inspirar y nutrir el espíritu humano: una persona, una taza de café y una comunidad a la vez

Y la de theUncoding: Llevar el conocimiento del “Agile bueno” a todo el mundo para que las empresas sean más rentables y las personas mejoren en su día a día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
males, 3d model, isolated

Recibe tu Dossier del Master

Te enviamos por correo electrónico la información del Master en Scrum